domingo, 20 de julio de 2008

México Lindo...Las Ballenas Grises

En esta nueva sección pretendo dar a conocer lugares, episodios históricos, atractivos turísticos, bellezas naturales y arquitectónicas del país en donde vivo: México.

En esta ocasión comienzo con un espectáculo natural que podemos apreciar todos los años en la península de Baja California: Las ballenas grises.


Uno de los pocos lugares de la Tierra donde la ballena gris juguetea cerca de la costa, en una temporada que va de enero a finales de abril, es la península de Baja California. Las ballenas grises pasan la mayor parte de sus vidas viajando, se alimentan en el fondo del océano y son amantes de la costa. Desde mediados de otoño hasta principios de invierno, en un viaje de 9 600 kilómetros desde los mares de Alaska y Siberia, hacen la migración más larga de cualquier mamífero, recorriendo casi 160 kilómetros por día, generalmente a unas cuantas millas de la costa.

Al alcanzar la madurez, los machos, más pequeños que las hembras, miden entre 13 y 16 metros de largo y pesan casi 150 toneladas, logrando vivir entre treinta y cincuenta años. Están clasificadas como cetáceos, entre los que se incluyen las marsopas y los delfines.


Después de un periodo de gestación de doce a trece meses, las hembras embarazadas empiezan a llegar a la península de Baja California, a finales de diciembre, para parir en las cálidas y saladas aguas de las lagunas Ojo de Liebre, San Ignacio y Bahía Magdalena, en el océano Pacífico. Otros ejemplares pasarán la temporada en las lagunas y viajando hacia las costas del sur, llegando así hasta el Mar de Cortés.

La laguna de San Ignacio, que forma parte de la Reserva de la Biosfera Desierto El Vizcaíno, cuenta con 5 000 hectáreas y es el único lugar de México donde las ballenas grises dan a luz sin ser afectadas por actividades comerciales. Para los que visitan Los Cabos y el sur de la península, Bahía Magdalena, a varios cientos de millas de Land´s End, es el sitio más conveniente para ver a las ballenas, aunque también es posible verlas en las protegidas lagunas del norte, dentro de la misma reserva.


Aunque antes fueron vistas en Europa y en Asia, hoy día prácticamente se limitan al Pacífico del Norte, sin ir más al sur de México. La oportunidad de admirarlas no es poco común, sobre todo en San Ignacio y en Ojo de Liebre.

Aquí está el video de una ballena en uno de los recorridos por la península: