domingo, 20 de julio de 2008

Machu Picchu


Machu Picchu (quechua: Machu Pikchu; “Montaña Vieja”) es una ciudadela mandada a construir durante los años 1400 y 1500, por el inca Pachacutec (época del Imperio Inca, en el Perú). Consta de dos grandes áreas: la agrícola formada principalmente por andenes y recintos de almacenaje de alimentos; y la otra urbana, en la que destaca la zona sagrada con templos plazas y mausoleos reales.

Hay diversas teorías sobre la función de Machu Picchu, sin embargo la más firme sostiene que fue un asentamiento construido con el objetivo de supervisar la economía de las regiones conquistadas y con el secreto propósito de refugiar al Inca y su séquito más cercano, en caso de ataque.

Es una de las joyas arquitectónicas y arqueológicas más importantes de los incas, siendo encontrada intacta en 1911 por el historiador estadounidense Hiram Bingham. Fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1983, es el destino turístico más visitado en el Perú y uno de los más importantes centros arqueológicos de Sudamérica.

Según las teorías de los arqueólogos, Machu Picchu estaba dividida en tres grandes sectores: el Barrio Sagrado, el Barrio Popular, al sur, y el Barrio de los Sacerdotes y la Nobleza (zona residencial).

En la primera zona, dedicada a Inti, la deidad Sol, su divinidad mayor, se encuentran los tesoros arqueológicos principales: el Intiwatana, el Templo del Sol y la Habitación de las Tres Ventanas.

En la zona de habitaciones existió un sector para la nobleza, grupo de casas situadas en hileras sobre una pendiente; la residencia de los Amautas (sabios) caracterizados por sus muros de color rojizo, y la zona de las Ñustas (princesas) con habitaciones de forma trapezoide.

Dentro de la ciudadela supuestamente existió un sector destinado a la cárcel, en donde se aplicaban castigos a los presos, dentro de nichos de roca.

El Mausoleo Monumental es un bloque pétreo, cuyo interior abovedado era utilizado para ritos o sacrificios; sus paredes son labradas.

Machu Picchu es una verdadera joya arquitectónica. La belleza y el misterio de sus palacios de piedra son realzados por el grandioso paisaje del entorno, casi virgen, de abrupta topografía que la exuberante flora selvática tiñe de verde.

Las construcciones han sido levantadas armónicamente sobre la superficie angosta y desnivelada de una colina bordeada por los precipicios del imponente cañón del Urubamba, en el que ruge y serpentea el río 400 metros más abajo. Machu Picchu está ubicado sobre los 2.400 m.s.n.m., en lo alto de una meseta situada entre dos picos de diferente envergadura, siendo el más pequeño, el Huayna Picchu, el que caracteriza tipográficamente el sitio.

El nombre original de las ruinas pasó al olvido con los siglos. Machu Picchu es sólo una denominación topográfica, cuyo significado equivale a "cima vieja", así como Hayna Picchu significa "cima joven"; en el presente caso, la traducción debe relacionarse al concepto de volumen significando así "cima mayor" y "cima menor", respectivamente.

Desde su descubrimiento en 1911, Machu Picchu es un auténtico e insoluble enigma arqueológico. Su historia y función siguen intrigando a los estudiosos y tal vez nunca puedan ser aclaradas del todo.

Todas las edificaciones en Machu Picchu siguen el clásico estilo arquitectónico inca: construcciones con muros pulidos de forma regular y junturas perfectas entre los bloques de piedra, sin emplear mortero.

Un par de datos que evidencian el nivel de perfección técnica y arquitectónica que alcanzaron son: primero que entre piedra y piedra no cabe la hoja de un cuchillo y, después, la durabilidad de sus construcciones. Han llegado hasta nuestros días, prácticamente, intactas. Ni el paso del tiempo ni fenómenos geológicos han alterado la estructura inicial.

Es importante señalar, que los incas conocían la forma redonda (al dios Inti, lo representaron así); pero no la rueda. Cómo movían los enormes bloques de piedra que empleaban en sus construcciones es un misterio. Sin embargo, sí conocieron el plano inclinado. Lo que podría aventurar una teoría sobre cómo se las ingeniaron para elevarlos. Lamentablemente, los incas no dejaron registro escrito, debido a que tampoco conocieron la escritura.

En todo el conjunto, se encuentran alrededor de 140 construcciones entre templos, santuarios, plazas y núcleos residenciales. Hay más de cien escalinatas de piedra, muchas veces esculpidas íntegramente en un solo bloque de granito; existe gran cantidad de fuentes de agua interconectadas por canales con desagües perforados en la roca, destinadas al original sistema de riego.

En la actualidad, no es posible explicar cómo los incas pudieron trasladar hasta la cima de Machu Picchu bloques de piedra de hasta veinte toneladas.