domingo, 20 de julio de 2008

El Grito de Munch, con daños irreparables


El 22 de agosto del 2004 fueron robados del Museo Edvard Munch en Oslo, El Grito y la Madonna, dos de las pinturas más representativas de este pintor noruego. Dos años después, estas obras de arte fueron recuperadas en relativo buen estado, pero con los últimos estudios que se han realizado sobre los lienzos se llegó a la conclusión de que "El Grito", ha sufrido daños irreparables como pérdidas de color debido a la humedad en donde estuvo recluído.

Según las versiones de la policía, el robo fue perpetrado con el propósito de desviar la atención de las autoridades para robar un banco ese mismo día. Afortunadamente ambos cuadros pudieron recuperarse y ahora los restauradores estudian qué tratamiento aplicar en los cuadros dañados.

Cecilia Barrionuevo, restauradora titulada en la Universidad Complutense de Madrid dijo que el restaurador no es el artista, y cuando la pintura ha sufrido daños irreparables no hay nada que se pueda hacer, son tan sólo cicatrices que la pintura va adquiriendo a través de los años, al igual que pasa con un cuerpo humano.

Los daños de El Grito y La Madonna de Munch no son perceptibles a simple vista, por lo que la gente que acuda a visitar estas obras podrá seguir admirando la belleza de estas pinturas representativas del expresionismo temprano.